Tienda en línea.
Carrito 0

Mas calcio en Lactancia

amamantar calcio lactancia leche madre materna moringa

Siempre leche materna

Trata de evitar suplementos y leches no maternas todo lo que puedas. Aunque las leches formuladas pueden sacar de un apuro a más de una madre, el saltarse una sola toma durante el proceso de lactancia puede dañar tu producción propia de leche. Una vez que tu bebé tome menos leche de tus pechos, éstos también comenzarán automáticamente a producir menos.

Evita el estrés

Tu leche materna no fluirá bien si estás tensa y estresada. Hay masajes y técnicas de relajaciónque pueden serte de ayuda, tales como escuchar música de relajación y masajear o bombear tus pechos para aumentar el flujo reflejo de leche materna.

Prueba con algunas hierbas

Hay algunas hierbas de las que se dice que incrementan la cantidad de leche materna. Hay cápsulas de alholva o fenogreco, pero siempre deberías consultar a tu médico antes de probar a tomar algún preparado de hierbas. Otra hierba muy utilizada para estos fines es la Moringa Oleifera.

Alimentos lactogénos

Se dice que los copos de avena aumentan la cantidad de leche materna. En realidad, no la incrementan tanto. No obstante, durante la lactancia, prueba a tomar copos de avena por la mañana o galletas de avena para picar entre horas. En Asia también se usa la Papaya verde como alimento favorecedor de la leche materna, tomándola con sopa.

No deberías dejar que el tema de tu lecha materna te cause estrés. Echa por la borda los pensamientos negativos según los cuales no eres una buena madre porque no produces la leche suficiente para tu bebé – al final, estos estados emocionales negativos sí que afectarán a tu capacidad para dar de pecho. Por el contrario, céntrate en pensamientos positivos. Por ejemplo, de que vas a aportar lo mejor a la nutrición de tu bebé poniendo en práctica los consejos que te hemos dado para asegurarte que produces tu propia leche en cantidad adecuada.



Publicación más antigua Publicación más reciente